La suerte del campeón acompaña a Ogier en la etapa más corta del Monte Carlo

· Ogier sufrió de lo lindo en la jornada de hoy pero sus principales rivales fallaron más que él y eso hizo que consiguiese recuperar el liderato a falta de cuatro especiales.

Está claro que además de ser rápido en los tramos, la suerte es un factor fundamental en este deporte, a veces, tan desagradecido y hoy hemos vivido una etapa corta pero muy intensa.

La jornada del sábado comenzaba a las 6:30h de la mañana, con la diputa del único tramo a doble pasada del día (La Bréole-Selonnet). En dicha especial, Ogier marcaba el mejor crono, por delante de Evans y Sordo (que cedían 17,8 y 19,2 segundos, respectivamente).

Neuville perdía mucho tiempo (algo más de 40s)a raíz de una salida de pista sin apenas consecuencias, mientras que Tanak pinchaba dos veces, lo que hacía que se hundiese en la clasificación y posteriormente abandonase por llegar a la asistencia en la llanta.

Ogier volvía a mandar en Monte Carlo pero, en el segundo tramo, la adherencia era escasa y todos aflojaban el ritmo, siendo el francés una de las víctimas de Saint-Clément-Freissiniéres.

Rovanpera era el mejor parado de los Toyota, cediendo 24,2 segundos con respecto a Neuville, que era quién marcaba el mejor registro. Tras el piloto belga se colocaban Loubet y Sordo, quien escalaba a la quinta plaza de la general.

Faltaba un tramo y Ogier y Evans estaban separados por 14,3 segundos y aunque el piloto inglés de Toyota era el más rápido en la última especial, sólo conseguía recortarle al vigente campeón del mundo 1,3 segundos.

Sordo, en este tramo, volvía a perder mucho tiempo y aseguraba, al final del tramo, que su misión era llevar el coche al parque cerrado del final del rallye (para sumar unos buenos puntos en el mundial de constructores y que al final de la temporada pueden ser cruciales para revalidar el título).

En WRC2, Mikkelsen marcaba la pauta en los dos primeros tramos para, en el último tramo (que, quizás era el más delicado del día) pasarlo sin ningún contratiempo.

Camilli estuvo por delante de Fourmaux gran parte del día pero, en el último tramo, el piloto francés de M-Sport se hacía con el segudno mejor crono (sólo superado por Oliver Solberg) y dejaba su diferencia con Mikkelsen en 13,8s y su ventaja sobre Camilli en 31,4 segundos.

En cuanto al WRC3, Bonato marcaba el scratch en el primer tramo y le arrebataba el liderato a Rossel pero este hacía lo propio y se la devolvía en la segunda especial del día.

Al finalizar el día, Rossel tiene en sus manos la victoria del WRC3 debido a las diferencias tan abultadas con el segundo y tercer clasificado pero, como se suele decir, “hasta el rabo, todo es toro”.

Para finalizar, la categoría RGT estuvo dominada por Raphaël Astier, que logró recortar tiempo a Emmanuel Guigou, quién aún cuenta con más de tres minutos de ventaja sobre el segundo clasificado, que no es otro que Cédric Robert.

Foto: Vladislav Maschl

La última jornada nos dejara dormir un poco más (ya que comienza a las 8:30h). Se disputarán dos tramos (ambos a doble pasada), Puget-Théniers – La Penne y Briançonnet – Entrevaux, siendo este último tramo (en su segunda pasada) el que reparta los puntos de la Wolf Power Stage.

Deja un comentario

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia como usuario. Saber más...

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This