¿Ampliación de la temporada 2020 o reducción de las pruebas calendadas?

· La Federación Portuguesa de Automovilismo (Fpak) aboga por ampliar la temporada actual hasta febrero de 2021 mientras que la Federación Española de Automovilismo (RFEDA) parece decidida a hablar con las escuderías para disminuir las pruebas que conformen los distintos campeonatos de 2020. Asimismo, la FIA deberá juntarse con los promotores de cada prueba y las distintas marcas que compiten dentro del WRC para dictaminar si es viable cambiar las pruebas que han sido aplazadas o si, por el contrario, deciden modificar el calendario actual por uno más corto.

Mientras el Covid-19 paraliza el mundo, varias son las pruebas automovilísticas que “han penalizado” , teniendo que ser aplazadas hasta que el mundo vuelva a su rutina pero ¿qué pasará con esas pruebas una vez se reanude el campeonato? ¿serán capaces los promotores de cada evento y los equipos que participan en ellas de realizar un campeonato más compacto y al sprint?

Según el campeonato hay varios frentes abiertos para abordar esta extraña temporada. El WRC, a priori, intentará reubicar las pruebas que han sido aplazadas (como es el caso de Argentina, Cerdeña o Portugal, del cual se dice que podría realizarse en Octubre) mientras que, en nuestro país vecino, la FPAK ha puesto sobre la mesa la opción de ampliar la temporada 2020 hasta febrero de 2021, teniendo un escaso descanso entre campañas.

Caso diferente es el que compete a nuestros campeonatos nacionales. La RFEdA es consciente de que debido al número de pruebas que componen nuestros campeonatos (CERA, CERT y S-CER) es poco viable que se puedan realizar todas en el segundo semestre del año y propone una reunión con las diferentes escuderías, encargadas de realizar cada rally, para elaborar un nuevo calendario en el que se celebren las pruebas que tengan más viabilidad para seguir adelante dentro de la actual temporada.

Sería fácil pensar que ninguna escudería estará dispuesta a apearse de la competición pero, tras la paralización de la economía y la derivación de los presupuestos de cada comunidad a combatir los efectos del Covid-19, es de suponer que muchos de los promotores de cada prueba verán mermadas o anuladas las ayudas económicas que reciben por parte de las administraciones públicas.

“Las diez pruebas del CERA Terra Mundis no van a poder concentrarse en la segunda parte del año. A partir de aquí tiene que venir de la unión y del consenso de de todas las escuderías organizadoras, tendremos que valorar quien si está en disposición de poderlo hace, quien está teniendo más problemas y sobretodo cual es el número de pruebas que puede admitir en ese momento un equipo. Es impensable creer que un equipo puede abordar diez pruebas del Campeonato de España de Rallyes de Asfalto en cuatro, cinco o seis meses. Esto sería demasiado para ellos y evidentemente vamos a tener que ajustar el calendario de la temporada 2020 a la situación actual”, confirmó Manuel Aviñó, presidente de la RFEdA, a la prensa especializada del motor.

Del mismo modo que el Nacional de Rallyes, muchos de los regionales verán como disminuyen las pruebas que componen sus campeonatos, lo que derivará en una campaña atípica tanto para pilotos como para los aficionados a este deporte, que verán mermadas las pruebas a las que poder asistir este año.

Tres opciones para afrontar una temporada difícil y todas ellas viables, siempre y cuando se llegue a un entendimiento entre todas las partes afectadas.

Senra y Rivas logran los primeros triunfos del año en la Copa Top Ten Pirelli Driver

La ciudad de A Coruña ha sido la telonera, una temporada más, del Campeonato Gallego de
Rallyes y con ello las Copas de Promoción Pirelli, con una de las mejores inscripciones que se recuerdan.

La Copa Top Ten Pirelli Driver A contaba con una sobresaliente cantidad de vehículos R5, once
para ser exactos, los más rápidos de los cuales se batirían el cobre por la victoria absoluta. Comenzaba
entonces un intenso duelo entre Víctor Senra e Iago Caamaño, con ventaja para el de Dumbría al
principio, pero que se diluía tras romper un pasador de la palanca de cambios. Se llegaba al último bucle con una cómoda ventaja de 19 segundos para Caamaño, así que Senra decidía arriesgar con la monta de neumáticos y en un último tramo agónico arrebataba el triunfo al coruñés por poco más de una décima de segundo.

Duelo de Albertos por el último peldaño del podio, con Otero estrenándose de manera
fenomenal al volante del Hyundai i20 R5 pero con un correoso Meira que finalmente le arrebataba la
tercera posición. Tras ellos, cerrando el top 5, terminaba el asturiano Óscar Palacio.

En lo que respecta a la Copa Top Ten Pirelli Driver B, David Rivas continuaba con la senda
victoriosa del Mariña Lucense y se sacaba la espina del rallye de casa, triunfando con solvencia tras una jornada perfecta por su parte. Por detrás del piloto de Cerceda, José Manuel Pazos y Dani Álvarez se jugaban la segunda posición, llevándose Álvarez el gato al agua tras una buena actuación en el último bucle.
Duelo de 208 R2 para cerrar los cinco primeros clasificados, con Álvaro Pérez y Santi García
sufriendo sendos percances al comienzo del día que les impedían luchar por los puestos de honor. El de Noia se veía retrasado por un pinchazo en el primer tramo del rallye mientras que el de Mesía hacía un trompo en una zona estrecha de la segunda especial cuya maniobra le costaba valiosos segundos

Diego González se estrena en A Coruña dentro del Volante FGA

Pablo Blanco comenzaba líder la prueba, marcando el mejor crono en la primera pasada por
Aranga, un tramo que se cobraba su primera víctima, Jacobo Segade. Poco le duraría la alegría al piloto ourensano, pues en una ligera salida de carretera en Cerceda dañaba la suspensión de su Peugeot 106, cediendo más de tres minutos.
Nada menos que 12 equipos se dieron cita en la ciudad herculina para celebrar la primera prueba
del Volante FGA 2020 así como la Beca PXP21. Desde los primeros compases de la prueba, los
’veteranos’, con experiencia en ediciones anteriores de este certamen fueron los que se repartieron el
pastel de los scratch.
En la segunda sección, durante la especial de Culleredo llegaría una de las claves de la prueba con la
avería de transmisión de Garnelo, que dejaba la victoria a merced de Diego González. Tras un último
bucle placentero para el piloto de Moeche, lograba al fin su primera victoria en el Volante FGA.
Segunda plaza para Alejandro Castiñeiras, también su mejor posición de siempre en esta copa de
promoción, que cosechaba buenos puntos a base de evitar las numerosas trampas del rallye coruñés.
Por su parte, Pablo Blanco remontaba de la novena a la tercera plaza en cuatro tramos, marcando el
scratch en los tres últimos. Cerraban el top 5 Diego Coto y Kevin Cortegoso.
Al final de ese primer bucle eran Diego González y ’Koke’ Garnelo los que se jugaban la victoria,
con Alejandro Castro ya distanciado a medio minuto. Más bajas en esa primera sección impedían ver
hasta donde podía llegar Iván García, piloto que estaba segundo en el momento de su abandono y que habrá que tener en cuenta durante la temporada.

Sergio Otero, primer líder de la Copa Pirelli AMF 2020

Un año más, A Coruña acogía la prueba telonera del Campeonato Gallego de Rallyes, en la que se
presentaban nada menos que 18 equipos, con muchos nombres habituales de años anteriores y otros
que buscaban dar la sorpresa.

El primer bucle se desarrollaba con un toma y daca entre Sergio Otero y Aitor Pico, este último
cuyas evoluciones en su 106 GTi parecen permitirle más posibilidades frente al 206 RC de Otero. No
obstante, el de A Capela iba a sufrir problemas mecánicos en la tercera especial, que le hacían perder
mucho terreno, dejando a Otero al frente. Tras él, a cierta distancia se situaba ’Kenny’ Domínguez y más allá Óscar Gallego junto a Rubén Carballo peleando por la tercera posición.

No obstante, el guión iba a dar un giro dramático pues los dos primeros clasificados se salían en la
segunda pasada por Cerceda, Otero cedía algo más de un minuto mientras que Domínguez perdía casi nueve, desvaneciéndose cualquier opción para el de Tomiño. El beneficiado de esta situación era Rubén Carballo, con un ojo puesto en la temperatura del motor de su Peugeot 106 un tanto acalorado, pero con el que lideraba la prueba con 6 segundos sobre Gallego a tres tramos del final.

Desde luego no estaba todo dicho, y para el bucle nocturno el destino había preparado otro giro
de los acontecimientos. Óscar Gallego abandonaba por avería en el embrague de su Suzuki Swift
mientras que Carballo, con 24 segundos de renta en aquel entonces, se salía de carretera en la penúltima especial dejando en bandeja de plata el triunfo a Sergio Otero y la segunda posición a un Aitor Pico que venía remontando a contracorriente. Dos nombres propios de la Copa Pirelli AMF que no tuvieron su mejor día en A Coruña pero que aún así conseguían copar las dos primeras plazas, precediendo a Sergio Suárez, mientras que Javier Eiras y Omar López cerraban el top 5.

Meira comienza la temporada con un trabajado podio en A Coruña

La ciudad de A Coruña recibió una nueva temporada del Gallego de Rallyes, una cita a la que el
equipo AMF Motorsport llegaba cargado de moral tras la victoria en Cacabelos. No obstante, el desafío no era fácil, pues el Citroën DS3 R5 de Alberto Meira tendría que vérselas con otros 10 R5 dispuestos a poner muy caros los puestos de honor.
El comienzo del rallye herculino no dejaba buenas sensaciones para Alberto Meira y José Murado,
que cedían gran parte de su desventaja en la primera especial del día, Aranga, muy complicada debido a la lluvia caída la noche previa que engrandecían las innumerables trampas. A pesar de terminar el primer bucle a 38 segundos del liderato, el equipo continuó trabajando para encontrar las buenas sensaciones y comenzar su asedio al podio, que estaba a tan sólo 8 segundos.
En la segunda pasada por Aranga, Meira saltaba a la tercera posición gracias a la neutralización de la
especial, que perjudicaba ligeramente a sus rivales tras recibir el tiempo notarial. Pese a ello, el de
Vincios tendría que apretar para defender la tercera plaza con uñas y dientes, objetivo que conseguía
finalmente por 6 segundos de margen tras una dura batalla, salvando así los muebles tras un inicio
complicado.

Meira comentaba en el parque cerrado: “No fue una prueba fácil desde el inicio, un susto en el primer tramo nos hacía perder confianza y no logramos recuperar el ritmo, cediendo mucho tiempo. A partir de ahí intentamos mejorar nuestras sensaciones con el coche y ya comenzamos a rodar en tiempos cercanos a los de cabeza, por lo que las sensaciones han vuelto a ser positivas, aún a sabiendas de que estamos en desventaja frente a los vehículos R5 de última generación. Tenemos que continuar peleando, ser regulares y sumar todos los puntos posibles en cada carrera.”
Tras el podio cosechado en la ciudad herculina, el equipo AMF Motorsport espera seguir con la
senda positiva de las últimas carreras en el próximo Rali do Cocido, donde se cumplen 10 años de la
única victoria de Alberto Meira en territorio lalinense.

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia como usuario. Saber más...

ACEPTAR
Aviso de cookies