¿Estamos ante la vuelta del “Mundialito” o ante su final?

EL Campeonato de Canarias de Rallyes siempre ha sido considerado como uno de los mejores certámenes, por lo menos en cuanto a marcas y vehículos de última generación inmersos en él.

Desde hace unos años parece que los conflictos e intereses de algunos equipos han puesto en entredicho la armonía que parecía existir en dicho campeonato. Primero fue el “veto” al Seat 600 JTR de Jose María Ponce, cuando algunos equipos vieron como un coche (de costes reducidos) era capaz de poner en jaque a algunos de los equipos que contaban con monturas más punteras y caras y, en 2019, un nuevo detonante volvió a empañar el certamen, al haber un serio enfrentamiento entre los defensores de los GT´s y los que buscaban equiparar las prestaciones de los R5 mediante la creación de los R5+.

Este año, la Asamblea ha tratado de aunar posturas , de cara a buscar el equilibrio del certamen y , por ello, ha decidido no admitir los vehículos R5+ y hacer que los WRC (tanto los 2.0, como los 1.6T), E1, E2 y A2 puedan participar en dicho campeonato pero sin bloquear puntos pero, aún así, parece que la tempestad no quiere dejar paso a la calma.

Esto debería dejar un ambiente relajado pero lejos de ello parece que la crispación ha ido en aumento. Empecemos por el principio.

Hace unos meses se especulaba con la posibilidad de que el actual campeón de Canarias (Yeray Lemes) y el equipo Hyundai se embarcasen en proyecto que contase con un Hyundai i20 Coupé WRC para disputar el CCR 2020. Dicha información hacia referencia a que el equipo participaría en el Campeonato Canario con un Hyundai i 20 R5 y el cual alternarían con el WRC en las pruebas que favorecieran a los GT).

Tras muchos noticias sobre el proyecto de la marca coreana en las islas, desde el equipo que preside Jose Pérez, se hacía oficial la creación del Hyundai Canarias Motorsport. Dicho proyecto, contaría con Antonio Ponce, Angel Bello y Yeray Lemes, a los mandos de sendos Hyundai i20 R5, en un intento por “asaltar” los tres campeonatos insulares (Campeonato Provincial de Las Palmas, Campeonato Provincial de Santa Cruz y el Campeonato Regional Canario de Rallyes de Asfalto).

Angel Bello, Yeray Lemes y Toñi Ponce en la presentación del equipo Hyundai Canarias Motorsport.

Todo parecía ir por el buen camino, haciéndose oficiales las noticias de que pilotos como Emma Falcón (Citröen C3 R5), Benjamín Avella (Citröen C3 R5) o Victor Abreu (Ford Fiesta R5) se sumaban a la lista de equipos que estarían dispuestos a competir en este 2020 a bordo de este tipo de monturas en Canarias.

Sólo nos quedaba por saber qué haría el equipo Disa Sport y, en esos momentos, era cuando la Federación daba a conocer todos los puntos del nuevo reglamento, que afectaría al Campeonato Canario 2020.

Si bien es cierto que hubo mucha polémica con varios puntos (como el número de pruebas, la repartición de las mismas entre las diferentes islas y el coeficiente de cada una de ellas), el que hizo poner en entredicho los planes deportivos del equipo Hyundai Canarias Motorsport fue el hecho de que se conservasen las bases aplicadas a los GT y la prohibición de puntuar los vehículos WRC en el Campeonato, así como la prohibición de los R5+.

Este detonante hizo que el propio José Pérez reconociese que “no vamos a participar en un campeonato manipulado”, haciendo alusión a que la Federación favorecía al equipo Disa Sport y a su Porsche 997 GT3.

Lo que no sabía el CEO de Hyundai Canarias es que, ese mismo día (en el que hacia esas duras acusaciones), Fernando Capdevilla y Enrique Cruz se encontraban en la sede de M-Sport, con la intención de hacerse con una unidad del nuevo Ford Fiesta R5 MKII.

Además del equipo Hyundai, que en estos momentos se plantea cambiar su proyecto inicial por otro que los aleje de Canarias (debido al descontento con la FCA), también se ha posicionado en contra de este reglamento Tato Suárez, quien ya ha puesto su Ford Fiesta a la venta (ante la prohibición de poder competir con los R5+ en el Campeonato Canario 2020).

Si empezamos a hacer cuentas y todos y cada uno de estos equipos tomara parte en el CCRA 2020, nos encontraríamos ante uno de los certámenes con mayor número de participantes con dichos vehículos y a los que habría que sumar los N5 y demás vehículos ya habituales del certamen insular, dando como resultado un nuevo “mundialito”, como el que hacía años existía con los WRC 2.0.

Habrá que esperar a las próximas semanas para ver por donde tira cada equipo, si Disa Sport se hace con el Ford Fiesta (dejando atrás su era Porsche), si Hyundai Canarias recapacita en sus palabras al ver el interés de su principal rival por una lucha en igualdad de condiciones y si el resto de equipos acaban de formalizar sus proyectos de cara a una temporada que puede ser considerada como el resurgir o la muerte del “mundialito” canario.

Deja un comentario

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia como usuario. Saber más...

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This