Amargo final para un combativo Alberto Meira en el Rallye Mariña Lucense

· La quinta prueba de la temporada para el equipo AMF Motorsport iba a ser una nueva demostración de valentía por parte de Alberto Meira, que con un vehículo inferior al de sus rivales trató por todos los medios de pelear por un lugar en el podio.

El rallye ya comenzó torciéndose desde los compases iniciales, y es que la sección nocturna del viernes fue aciaga para los intereses del equipo, pues una mala regulación de la parrilla de faros y la falta de confianza en las condiciones de densa niebla en la primera especial hacía ceder medio minuto con la cabeza de carrera.

Pero lejos de venirse abajo, el de Vincios siguió luchando al día siguiente, aprovechando el tramo de Vicedo donde el Citroën DS3 R5 se defendía mejor para sacar las garras y recortar tiempo con el segundo clasificado, pero sufriendo en el resto de especiales, más lentas y sucias donde las monturas más modernas sacaban su efectividad a relucir.

Cómodamente instalados en tercera posición a falta del último bucle, de nuevo la noche iba a suponer un tropiezo para Alberto Meira, que contaba con sus propias palabras lo sucedido: “Después de marcar otro buen crono en Vicedo, un ligero toque en el tramo de Xove forzaba una barra estabilizadora trasera, que se rompía, haciendo el coche inconducible. Terminamos con muchos sustos y tratamos de arreglar la barra estabilizadora con una solución que parecía funcionar, pero en el último tramo se volvía a romper.

Tratando de conservar la tercera posición con la suspensión totalmente inestable tuvimos dos salidas de carretera, golpeando en la última y perdiendo mucho tiempo.”

Finalmente, el equipo AMF Motorsport salía de Viveiro con una cuarta posición que supo a poco después del esfuerzo realizado durante toda la jornada para estar en la pelea por el podio. En solo tres semanas tocará resarcirse en la siguiente prueba del certamen autonómico, el Rallye Ribeira Sacra.

Alberto Meira, a continuar con la senda de podiums en Pontevedra

El piloto gondomarense disputa este fin de semana una prueba que evoca dulces recuerdos para él, pues fue fue donde obtuvo una de sus primeras victorias absolutas. Allá por el 2008 vencía el Rallye do Albariño al volante del Mitsubishi Lancer Evo IX y en 2009 finalizaba segundo. 12 años después de esa última edición, y renombrado oficialmente como Rallye de Pontevedra, las carreras regresan a la Comarca del Salnés y alrededores.

Alberto Meira y José Murado encaran la cita pontevedresa con ánimo de seguir la racha de pódiums consecutivos, nada menos que siete, así que saldrán nuevamente a por todas para tratar de lograr uno de los peldaños de honor. Frente a ellos, además de la dura competencia, estarán las inclemencias meteorológicas, que de seguro dejarán un rallye pasado por agua donde las Pirelli RWA jugarán un papel esencial como el neumático perfecto para condiciones de lluvia extrema.

En palabras del piloto de Vincios: “Afrontamos este Rallye de Pontevedra con muchas ganas, volver a una zona mítica, de la que guardamos muy buenos recuerdos sin duda nos dará energía extra.

Aunque de los tramos, tan sólo el de Meaño conserva zonas que hemos disputado anteriormente, me siento confiado de poder mejorar el resultado de A Coruña. Además, con la presencia de lluvia las prestaciones de los coches se igualan un poco y tal vez podremos estar más cerca de las monturas superiores, así que hay que apretar lo que se pueda sin cometer errores.”

El equipo AMF Motorsport afronta este Rallye de Pontevedra, que consta de 106 kilómetros contra el crono repartidos en 10 especiales, comenzando el viernes con un tramo ‘espectáculo’ en Sanxenxo.

Alberto Meira repite actuación en A Coruña iniciando la temporada con podio

Casi un calco a lo vivido el año pasado en la cita herculina fue lo que el equipo AMF Motorpsort experimentó en esta edición. Con mucha ilusión, Alberto Meira y José Murado afrontaban la primera prueba del año, pero pronto se empezó a complicar. A los pocos metros del primer tramo, el piloto de Vincios sufría un trompo, perdiendo 45 segundos con el mejor crono.

Aunque las posibilidades de podio se veían ciertamente lejanas, el equipo siguió atacando para remontar lo máximo posible, más aún cuando un pinchazo al final de la segunda pasada por Aranga les hacía perder otro medio minuto extra, pero por suerte sin tener que parar a cambiar la rueda. A pesar de los dos graves contratiempos, Meira se situaba en la quinta posición general a menos de un minuto del podio.

Durante la tarde, el gondomarense atacó para acercarse al podio y fue entonces cuando en la primera pasada por Culleredo los dos equipos que le precedían en la clasificación debían abandonar, dejando a Meira – Murado en la tercera posición y en tierra de nadie. Así que el objetivo de los cuatro tramos restantes fue llevar el coche a meta, repitiéndose así exactamente el mismo podio que en 2020.

En palabras de Meira: “Después de lo sucedido a la primera hora de la mañana para nosotros parecía imposible llegar hasta el podio con el plantel de pilotos que había. Un error mío en ese trompo, que creo que pisé la hierba en frenada, ya que fue muy extraño y después con el pinchazo en el mismo tramo nos puso las cosas cuesta arriba, pero por la tarde atacamos al máximo y al final nos llevamos un podio que sabe muy bien.”

La próxima cita para AMF Motorsport será el Rallye de Pontevedra, prueba que se disputará el 18 y 19 de junio.

Alberto Meira termina la temporada sobre el podio del Mariña Lucense

La cita viveirense fue un auténtico desafío para el equipo AMF Motorsport, donde Alberto Meira exprimió al máximo su Citroën DS3 R5 en busca de una victoria que le otorgase el título. Las condiciones fueron complicadas desde el inicio, con un asfalto muy húmedo, que se fue secando por zonas según avanzó la jornada.

Meira debía centrarse en la batalla con sus rivales directos, pues por delante, la presencia mundialista de Nikolay Gryazin se fue distanciando en el liderato, lo que no daba opción ninguna de título al de Vincios salvo que el piloto ruso sufriese problemas. Por lo tanto, la consigna de acceder a la segunda posición era clara.

La batalla fue muy cerrada, con diferencias mínimas entre Meira y su más directo rival durante toda la jornada, llegando a los dos últimos tramos con sólo 6 segundos de desventaja tras jugarse el tipo durante las siete especiales precedentes. Finalmente, el esfuerzo fue en vano, teniendo que contentarse con la tercera posición final, pero que le servía al gondomarense y a su copiloto José Murado para proclamarse Campeones de la Copa Top Ten Pirelli, 10 años después del título cosechado en esa misma copa, durante la primera temporada con el Mitsubishi Lancer Evo X.

Meira resumía esta cita decisiva: “Fue un rallye muy competido en la general y dentro de la Copa Top Ten Pirelli, estamos contentos aunque no hayamos podido luchar por la victoria, porque Gryazin es un piloto mundialista y hoy lo demostró. Satisfechos con nuestro ritmo, que nos ha valido para ganar la Copa, así que tenemos que ponernos a pensar en 2021 y seguir luchando en una nueva temporada, que ojalá no se vea tan afectada por la pandemia como este año.”

Meira comienza la temporada con un trabajado podio en A Coruña

La ciudad de A Coruña recibió una nueva temporada del Gallego de Rallyes, una cita a la que el
equipo AMF Motorsport llegaba cargado de moral tras la victoria en Cacabelos. No obstante, el desafío no era fácil, pues el Citroën DS3 R5 de Alberto Meira tendría que vérselas con otros 10 R5 dispuestos a poner muy caros los puestos de honor.
El comienzo del rallye herculino no dejaba buenas sensaciones para Alberto Meira y José Murado,
que cedían gran parte de su desventaja en la primera especial del día, Aranga, muy complicada debido a la lluvia caída la noche previa que engrandecían las innumerables trampas. A pesar de terminar el primer bucle a 38 segundos del liderato, el equipo continuó trabajando para encontrar las buenas sensaciones y comenzar su asedio al podio, que estaba a tan sólo 8 segundos.
En la segunda pasada por Aranga, Meira saltaba a la tercera posición gracias a la neutralización de la
especial, que perjudicaba ligeramente a sus rivales tras recibir el tiempo notarial. Pese a ello, el de
Vincios tendría que apretar para defender la tercera plaza con uñas y dientes, objetivo que conseguía
finalmente por 6 segundos de margen tras una dura batalla, salvando así los muebles tras un inicio
complicado.

Meira comentaba en el parque cerrado: “No fue una prueba fácil desde el inicio, un susto en el primer tramo nos hacía perder confianza y no logramos recuperar el ritmo, cediendo mucho tiempo. A partir de ahí intentamos mejorar nuestras sensaciones con el coche y ya comenzamos a rodar en tiempos cercanos a los de cabeza, por lo que las sensaciones han vuelto a ser positivas, aún a sabiendas de que estamos en desventaja frente a los vehículos R5 de última generación. Tenemos que continuar peleando, ser regulares y sumar todos los puntos posibles en cada carrera.”
Tras el podio cosechado en la ciudad herculina, el equipo AMF Motorsport espera seguir con la
senda positiva de las últimas carreras en el próximo Rali do Cocido, donde se cumplen 10 años de la
única victoria de Alberto Meira en territorio lalinense.

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia como usuario. Saber más...

ACEPTAR
Aviso de cookies