Nada, ni nadie, puede con Ogier en México

Antes de que  comience la tercera y última etapa del Rallye de México hacemos un resumen de lo que pasó ayer.

En los tramos de la mañana, Ogier pinchaba y, en ese mismo tramo, Lappi obligaba a sacar la bandera roja, al tener una salida de pista y quedarse en medio de una curva, motivo que llevaba a la cancelación del tramo.

Tras la primera pasada por Guanajuatito, llegaba Otates y El Brinco, donde Latvala se llevaba el mejor crono, Meeke pinchaba y se desinflaba en la clasificación y Ogier volvía a liderar la prueba.

Los equipos volvían a la asistencia que separaban los tramos matinales de las dos secciones de la tarde y, tras ella, poco iba a cambiar en la cabeza de carrera.

Ogier marcaba el scratch en Guanajuatito2, por delante de Evans (+3,7) y Tanak (+4,3), mientras que el piloto estonio se hacía con los mejores tiempos en las dos especiales siguientes, lo que lo hacía acercarse al piloto de M-Sport en la lucha por el segundo puesto.

Ya en los tramos de la última sección, la más corta del sábado, los hombres de Hyundai se repartían los scratch (Mikkelsen, Neuville y Sordo, respectivamente), mientras que las diferencias en la general apenas cambiaban, siendo la mejor noticia el ascenso de Sordo a la décima plaza de la general y la sexta plaza del WRC.

En cuanto al WRC2, Benito Guerra tuvo un buen día y se hizo con el liderato de la categoría, poniendo algo de tierra de por medio con el jovencísimo Marquito Bulacia.

Tercero, en la clasificación del WRC2, ha sido Ricardo Triviño, consiguiendo un triplete en México  para la marca checa en esta categoría.

Clasificación general del Rallye de Mex

1️⃣. Sébastien Ogier / Julien Ingrassia (Citroen C3 WRC) 2:57:21.4

2️⃣. Elfyn Evans / Scott Martin (Ford Fiesta WRC) +27.0

3️⃣. Ott Tänak / Martin Järveoja (Toyota Yaris WRC) +29.2

4️⃣. Thierry Neuville / Nicolas Gilsoul (Hyundai i20 Coupe WRC) +1:15.7

5️⃣. Kris Meeke / Sebastian Marshall (Toyota Yaris WRC) +4:37.1

 

Ogier: El retorno del Rey

Parece un título de película pero todo los indicios y la prensa internacional sitúan al cinco veces campeón del mundo en el equipo que le dio la oportunidad de debutar en la máxima categoría del Mundial de Rallyes.

Sébastien Ogier deshoja una margarita que solo contiene dos pétalos, M-Sport y Citroën Racing, y cada vez está más cerca el anuncio sobre su futuro.

El piloto francés, que el año pasado decidía renovar por M-Sport (al haber conseguido en entorchado de campeón), no tiene tan claro que el equipo dirigido por Malcom Wilson pueda aportarle el material de primer nivel para luchar por otro Mundial y esto, unido a las ganas de Pierre Budar de volver a tener los servicios de Séb, habrían propiciado un acercamiento entre ambas partes francesas.

Según comentan algunos medios internacionales, Ogier probó hace escasas dos semanas el Citroën C3 WRC y, tras comprobar el potencial de la que podría ser su futura arma en el WRC, a comenzado a poner la vista más cerca de casa.

Por parte de la marca de los dos Chevrones, se le ha ofrecido un contrato por tres temporadas aunque, fuentes cercanas al piloto, reconocen que Ogier no desea vincularse por un periodo superior a los dos años y siempre acompañado por su principal patrocinador, Red Bull.

 

En unos días, el piloto, su manager y Pierre Budar deberían sentarse para limar algunos flecos y buscar la fecha para hacer oficial el fichaje del piloto de Gap por la escuadra francesa. De esta manera y haciendo alusión a la tercera parte de la película de Peter Jackson, “El Señor de los Anillos: El Retorno del Rey”, Ogier regresaría a casa para retomar su trono y conseguir poner fin a su carrera deportiva con otra corona y título en el bolsillo.

 Por último, señalar que desde Citroën Racing están tanteando la posibilidad de fichar a Lappi, como escudero de Ogier (debido a los flojos resultados de Ostberg y Breen) y de llevarse a cabo este fichaje Mäkinen estaría interesado en Huttunen para sustituir a su compatriota en el tercer asiento del Yaris WRC.

Neuville hace la épica en el último tramo de Cerdeña

Tan solo 0,7 segundos separaron a Neuville de Ogier tras batirse de tu a tu durante los 313,46 kms cronometrados con los que contaba el rallye, una vez más el piloto belga mostraba su buen hacer en este tipo de gestas, arrebatándole la victoria al pentacampeón galo en la última de las especial, tal y como ya había hecho la temporada pasada en Argentina contra el actual compañero de equipo de Ogier, el galés Elfyn Evans. 

En un fin de semana difícil para todos los pilotos debido a la dureza de los tramos, con los tempranos abandonos de Mikkelsen y Tanak, Neuville y Ogier se quedaban solos en la lucha por la victoria, dominando el rallye de principio en un constante toma y daca entre los dos principales contendientes al título mundial.

Únicamente los finlandeses de Toyota, Lappi y Latvala, parecían ser capaces de seguir desde relativamente cerca a los dos púgiles, si bien, Latvala se veía obligado a abandonar por un problema mecánico, pasando Lappi a mostrar un ritmo más conservador que lo llevaba a ocupar el tercer puesto del rallye. El cuarto puesto caía en manos de un Hayden Paddon que no tomaba riesgas en la prueba italiana. En quinta y sexta posición se quedarían los dos Citroën C3 WRC oficiales con Mads Ostberg y Craig Breen a los mandos, resultado este muy discreto para la marca de los dos chevrones en un rallye en el que se echaba de falta a Kris Meeke tras ser apartado del equipo una vez acabado el Rallye de Portugal. Por su parte, Latvala era el primero de los pilotos que se reenganchaban a través del “SuperRallye” con un séptimo puesto, justo por delante de Jan Kopecky y su Fabia R5, cerrando el top 10, Ott Tanak y Teemu Suninen, ambos tras reengancharse a la prueba debido a sus prematuros abandonos en la primera etapa. 

Entre los WRC2, Kopecky sería el más rápido una vez más consiguiendo su tercera victoria esta temporada, con un ratio victoria/participación del 100% en las pruebas del WRC. Los únicos capaces de pelearle la victoria al piloto checo serían Lefebvre con el novedoso C3 R5 y Veiby con su Fabia r5, si bien, ambos sufrían diferentes problemas escapándoseles toda opción de lograr la victoria en suelo italiano. Finalmente Veiby sería segundo, cerrando el podio Nicolas Cyamin con su Hyundai i20 R5.

Al no puntuar para el certamen Junior, el WRC3 se mostraba totalmente descafeinado con una muy baja participación, y en el que Franceschi era el más rápido aún habiendo acumulado dos minutos y cuarenta segundos de penalización.

Con siete de las trece pruebas del campeonato celebradas, Neuville encabeza la clasificación de pilotos con 27 puntos de renta sobre Sebastien Ogier, y 72 sobre Ott Tanak. Aún con seis pruebas por delante y todo por decidir, la temporada tiene un pequeño descanso hasta el último fin de semana del mes de julio con la celebración del histórico Rallye de Finlandia.

 

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia como usuario. Saber más...

ACEPTAR
Aviso de cookies